Soneto de Gabriel Moquete

Cavilando en el fondo de las cosas,
mirando bien la humana hipocresía,
me sumerjo en el fondo de esa poza
y sufro la maldad del alma impía.

Y tener que nadar en esa charca
donde nadamos todos, noche y día
y navegar con todos en la barca
que conduce a la ignota travesía.

Y escuchar los sarcasmos «victoriosos»
de los protagonistas usureros,
que buscan en los lauros su riqueza;

¡Ah mundo en que vivimos, caprichosos,
queriendo ir al timón siempre primeros,
¡ah mundo de ilusión, cuánta bajeza!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here