—Juan Bosch y Joaquín Balaguer eran ateos
—El presidente George Bush declaró que Dios era propiedad de Estados Unidos
—Parecería que lo oculta pero Juan Freddy Armando es ateo

Por Clodomiro Moquete

La supuesta y pretendida vida después de la muerte, como la negación de que ello pueda ser posible, es todo este debate tan pueril, soez y rastrero, tras el que se esconde además la miseria de supuestos académicos, escritores, literatos e intelectuales, como otros que tienen el nivel de la erudición pero no pueden escapar de la cobardía pusilánime. Ah, y el que está afuera del debate… ¡Malditos, coño!

Puedo entrar a otra dimensión, meramente filosófica como sociopolítica, en la que aparecerá una moneda con sus dos caras y con su canto. Iré de lo general a lo particular. Aunque la realidad dice otra cosa el discurso de hoy anda en la afirmación de que en el universo ya no hay izquierda ni derecha y que el imperio —Estados Unidos—, lo es todo y no tiene ya oposición. Qué pendejo tan, como sieso fuera posible. Diarios de España y de otros países afirman que el socialismo ha sido borrado del mapamundi, y cuentan con los dedos de una mano el escaso número de Estados comunistas que quedan. Todo a partir del redoble de tambores celebrando, desde que sucedió, la borradura de la Unión Soviética.

De cierto es genial lo que han logrado, digno de celebrar debido a que era imposible, y no borraron la cruz sino la cara, de tal manera que la moneda se ha quedado sin reverso, y más y contimás para aplaudir la hazaña pues que la mismitica moneda rodará sin canto, que también quiere ser aniquilado. Alabado sea Dios. (Ah, cuando alabo a mi Señor admito que existe, es un ser maravillado que tiene mi adoración; se llama Corocote, macho taíno, con su lema «Padre de muchos hijos y marido de muchas mujeres».

Toda la historia del fin del comunismo y del fin del socialismo comenzó con la caída de la Unión Soviética y la asunción del liberalismo y la teoría del fin de la historia, elaborada por un conjunto de intelectuales de extrema derecha y que terminó liderada por Francis Fukuyama, mediocre politólogo estadounidense de origen japonés cuyo logro ha sido el título de un libro tan triste como famoso, «El fin de la Historia y el último hombre». Mirad que el contenido sobresaliente del libro es el triunfo definitivo de Estados Unidos y ¡el fin de la violencia y de la guerra sangrienta! Dios y la religión están presentes en todo esto. Alguien aquí en el país fue lejos también y planteó que se trataba de que había llegado el juicio final. El presidente norteamericano George Bush proclamó nada más y nada menos que Dios pertenecía a Estados Unidos, una expresión insólita para muchos pero no para todos porque en ese país Dios está al alcance de la mano, lo soban, lo abrazan y lo besan en la boca.

Aquí en el país el liberalismo fue la filosofía de Estado que impidió que se practicara y desarrollara en el Partido de la Liberación Dominicana, PLD, el conato conocido como filosofía boschista de dicho partido, propiedad de contenido ideológico que fue aprobada por el Comité Ejecutivo Nacional y que fue sustituida por el liberalismo, impuesto y practicado por el presidente Leonel Fernández, y está en el poder con el grupo del señor Danilo Medina.

Durante los gobiernos del presidente Joaquín Balaguer rigió en el país el trujillismo y el anticomunismo, pero el propio Balaguer, trujillista y anticomunista, también era ateo. ¿Cómo se explica que ese siniestro e inescrupuloso criminal fuera ateo? En tarima ideológica hay dos posiciones filosóficas principales, tales el materialismo y el idealismo; mejor decir que en la naturaleza la dualidad es norma, se es hembra o varón; mas hay variables. Ahí ta lo que decía de la moneda, cara o cruz, anverso y reverso. Obligatoriamente la moneda tiene las dos posiciones, no puede tener solo una, pero puede tener una tercera, que no es una de las dos posiciones: el canto o lomo.

En el pensamiento político se dan las dos posiciones, la izquierda y la derecha. Usted nace con una de las dos posiciones, idealista o materialista. No puede decidir ser de una posición o de la otra, nace con ella; es forma de ser de cada persona, su temperamento. El conservadurismo caracteriza a la derecha política; los valores de progreso, solidaridad, caracterizan a la izquierda política. Y así se toma partido, los de izquierda forman o se organizan en un partido de izquierda, los de derecha en partido de derecha. Nuestro amigo Juan Freddy Armando se ha mostrado y comportado siempre como un pensador de derecha. Nuestro amigo Aquiles Julián desertó del comunismo y es un intelectual de derecha.

Me acusan de que niego la existencia de Dios pero que considero que debe ser erradicado. El gran periodista de Santiago, José Madera, me dijo eso, y le respondí que es verdad que Dios existe, pero porque fue creado por los seguidores de la filosofía idealista. “Ustedes lo crearon, a imagen y semejanza de ustedes”, le dije a Madera. Aquiles, mal lector, repite lo mismo, ¿no existe y hablas de él?, me acusa. Sí existe, ustedes lo crearon, era la respuesta.

¿Por qué alguna gente creyente quiere asociar con el Diablo a los ateos? Los ateos rechazan la idea de Dios pero también rechazan la idea del Diablo. Igualitico que Dios, el Diablo no existe. ¿Por qué alguna gente creyente acusa a los ateos de guardar rencor hacia Dios? Para los ateos Dios es un ser inexistente y por tanto no lo podemos odiar, no le podemos guardar rencor a lo que no existe. En cambio determinados creyentes nos insultan de mala manera. La religiosa Granda Hernández se dedica a buscar imágenes del Diablo para asociarme con “el enemigo malo”. Si yo fuera tan fervoroso cristiano no me asociara al Diablo copiando su figura; contimás, Granda Hernández nunca ha visto a Dios ni al Diablo porque esos dos seres son invisibles, ningún ser humano ha visto a Dios, ni tampoco a los angelitos, ni a San Pedro.

Hay un cristiano que se dedica a ocultarse para insultar sin ser advertido pues tiene la fórmula, que yo desconozco, para que uno dando clic no llegue a su muro ni a su perfil. Se identifica como Albert Cordero Pujals. Le estoy agradecido a ese cristiano por el mensaje que me dejó: “Basura eso eres. Maldito seas por siempre crápula. Uté lo que es una escoria sucio viejo”. La diferencia entre Granda Hernández y Albert Cordero Pujals es que Granda dibujó al Diablo, con sus dos cachos. La distinguida dama Ángela Báez me dedicó este hermoso mensaje: “Le estás dando lástima a todo el mundo… Estás como enfermo de odio contra ti mismo… Ahora me desayuno respecto de ti, me gustaría poder ayudarte”. Es una lástima que Ángela Báez no pueda ayudarme porque no me dejaré ayudar y ya procedí a bloquearla; además Ángela es una enferma seguidora de Balaguer, que es un sucio criminal. Mi amigo Juan Freddy Armando se dedica a relajar los planteamientos formales de sus amigos. He aquí su mensaje: “Tú, Clodomiro Moquete, no estás en condiciones de ser ateo. Eres un viejo, que ya debe arrepentirse de sus muchos pecados. A ti y a Pedro Conde Sturla ya no les luce ser ateos, porque están casi frente a San Pedro, y no quiero que luego estén temblando y asustados, y diciendo que donde dije digo dije diego”. Con la pobreza de ese mensaje Juan Freddy confunde pues hay gente que no aprendió a leer, como José Alberto Fernández Pereira, quien se quedó admirado por el mensaje de Juan Freddy y le escribió esta preciosidad: “Impecable maestro, así mismo es, cuando les llega la hora…”. Si yo fuera Juan Freddy no me sintiera agradado con la nota de ese pobre infeliz. Todavía no voy a terminar este párrafo sin decir que hay ateos que cuidan que se sepa su condición, lo que es una penosa irresponsabilidad; tal el caso del propio Juan Freddy, que me denuncia como ateo siéndolo él.

Hay gente que cree tan ciegamente en Dios que no puede entender que haya quien no crea en Él. Alguien llegó al colmo de decir que yo no soy ateo en verdad, como digo, pues he leído mucho. Creen que soy la gran cosa. Hace mucho que me jarté de leer y cuando me llega un libro lo retiro inmediatamente. Durante mucho tiempo me vi obligado a leer yerba por mi condición de periodista. Después durante años edité una asquerosa revista que se llamaba Vetas, que se dedicó a difamar y publicar obscenidades, palabrotas sucísimas.

La iletrada Gertrudis Aguasanta Batista debe regresar a la escuela primaria e intermedia para que aprenda a escribir, y después podrá redactar unos párrafos para denunciar como se debe a la Universidad Autónoma de Santo Domingo, UASD, que le otorgó un título. Si ella hubiera tenido criterio no lo habría recibido. Leerla a ella da vergüenza.

Así como existen “escritores” e “intelectuales” que no conciben que haya ateos, hay ateos que no entienden que haya vida después de la muerte. Yo mismito no concibo la escenificación de la Gloria y el Infierno, el Diablo en su fuego y los angelitos entre las nuebes. Ni hablar de Dios, si come ñame con bacalao, que es un plato tan sabroso. Aquiles Julián me adviere que cuando él y yo (cada uno por su lado) estiremos las patas él y yo nos encontraremos en el más allá, y dice más, “y allá al final del camino, con mi corazón te espero”. A mí me gustaría resolver esto con Aquiles pero a los puños, pero como lo que quedará de nosotros será los espíritus no sé si mi espíritu tendrá manos de carne y huego para darle un tompón; pero además si él va para la Gloria yo iré directo para el Infierno, y no sería agradable para los habitantes de la Gloria que desde ese paraíso se alcance a ver el Infierno, y no sería bueno para Dios que desde el Infierno se escuchen las canciones que cante Aquiles. Pendejo, coño.

A propósito de vida después de la muerte, que esperan Aquiles y otros dichosos que creen en el Gran Poder de Dios, me referiré otra vez a la aclaración de Joaquín Balaguer, quien afirmó ante periodistas que él creía en Dios pero no creía que después de la muerte habría vida. La declaración se difundió muy poco. Supe que dirigentes reformistas adviertieron que no era bueno promover el asunto, aunque había otros que se prepararon para resaltar las palabras del caudillo, que podrían sido aplaudidas y promovidas como cuando el caudillo apareció en una foto sin espejuelos, que fue resaltado casi como una hazaña; pero los que pedían que no se promoviera lo de la vida tras la muerte advertían que con sus palabras Balaguer se declaraba Ateo, y en aquel momento electoral había una campaña en contra de Juan Bosch, con un video manipulado en que aparecía Bosch diciendo que él no creía en Dios… Y aunque lo negó convenientemente en realidad Juan Bosch era ateo, lo que significaba que esos dos grandes caudillos del siglo XX dominicano tenían esa coincidencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here