Me veo en la necesidad de anunciar que he sido sumado a quienes están conturbados ante el abuso de personas que no miden su distancia ni tienen consideración.

Es realmente injusto que haya tenido que dejar de trabajar para dedicar valioso tiempo al ataque desalmado de un individuo que en mi propia casa y llevado por mí no me da tregua.

“Este señor que me agobia se llama Johann Sebastian Bach, ese maldito genio, compositor, organista, clavecinista, violinista, violista, maestro de capilla y kantor del período barroco. Era alemán y vivió 65 años, entre 1685 y 1750”.

Fue el miembro más importante de una de las familias de músicos más destacadas de la historia, con más de 35 compositores famosos. Su reputación como organista y clavecinista era legendaria, con fama en toda Europa por su gran técnica y capacidad de improvisar música al teclado. Además del órgano y del clavecín, tocaba el violín y la viola y la gamba.

Su fecunda obra es considerada como la cumbre de la música barroca; destaca en ella su profundidad intelectual, su perfección técnica y su belleza artística, además de la síntesis de los diversos estilos nacionales de su época y del pasado. Bach es considerado el último gran maestro del arte del contrapunto, y fuente de inspiración e influencia para posteriores compositores y músicos, desde Wolfgang Amadeus Mozart pasando por Félix Mendelssohn, Robert Schumann, Franz Liszt, Johannes Brahms, Gustav Mahler hasta músicos más recientes como Arnold Schoenberg, Anton Webern, Paul Hindemith, Igor Stravinsky, Bienvenido Bustamante, Heitor Villa-Lobos o Astor Piazzolla, entre muchos otros.

Entre sus obras más conocidas se encuentran los Conciertos de Brandeburgo, El clave bien temperado, la Misa en si menor, la Pasión según San Mateo, El arte de la fuga, Ofrenda musical, las Variaciones Goldberg, la Tocata y fuga en re menor, varios ciclos de cantatas (entre ellas las célebres BWV 140 y BWV 147), el Concierto italiano, la Obertura francesa, las Suites para violonchelo solo, las Sonatas y partitas para violín solo, los Conciertos para teclado y las Suites para orquesta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here